18.1 C
La Costa
martes, enero 31, 2023

“No queremos venganza, queremos justicia”, clamó la madre de Fernando

La madre de Fernando Báez Sosa, Graciela, conmovió con su mensaje a tres añoa de la muerte de su hijo y pidió entre lágrimas que hay justicia por la muerte de l joven en Villa Gesell.

“Nosotros no queremos venganza. Queremos que paguen lo que le hicieron a nuestro hijo”, sentenció. Y sumó “Gracias por darnos tanto amor y alegría por 18 años”, reclamó la mujer.

Luego del testimonio de Silvino el padre, quien dejó el micrófono entre aplausos, gritos y lágrimas, fue el turno de la madre de Fernández “Quiero agradecerles por venir a acompañarnos en este día tan doloroso que perdimos a nuestro hijo”.

“Un día, Fernando quiso ir de vacaciones. Empezamos a juntar para que el pueda viajar y ser feliz con sus amigos. Había terminado la secundaria. Después siguió el CBC. Pudo ingresas con muchos sacrificio a la Facultad de Derecho. Se inscribió con buenas calificaciones. Y, en bases a eso, me pidió ir de vacaciones. Quisimos darle esa oportunidad. Pero lo que nunca pensamos es que Fernando no regresaría a nuestro lado”, relató.

Acto seguido, lo calificó como un “sol” y la persona que “les daba alegría todos los días”. “Hoy estamos vacíos. Nada quedó en nuestra casa. Estamos los dos solitos. Han pasado fiestas, Navidad, Año Nuevo, nuestros cumpleaños. Sin él, la vida se terminó para nosotros”.

Este acto se produjo tras la última jornada de audiencias en el juicio contra los rugbiers y en el día en que se cumplió el tercer aniversario de la muerte de Fernando, una multitud acompañó a Graciela y Silvino Báez Sosa en el homenaje que se llevó a cabo en el Anfiteatro Municipal “Libres del Sur” de Dolores.

La emoción y la conmoción por todo lo visto a lo largo del juicio sobrevolaron en el aire desde el principio. “Prohibido olvidar”, “Fernando somos todos”, “Justicia es perpetua” y “3 años sin justicia” fueron solo algunas de las leyendas que se repitieron en los carteles de los presentes, que, casi sin excepción, llevaban la imagen de la cara de Fernando.

El padre de Fernando, Silvino también dio un discurso emotivos donde destacó el dolor que vive su familia.

“Muchísimas gracias a todos por apoyarnos en este momento tan difícil de nuestras vidas. Nos están dando la fuerza necesaria para seguir adelante, para seguir exigiendo Justicia. También agradecer a las otras personas, que dan de su bolsillo para colaborar con nosotros”, empezó por decir.

Y sumó a continuación: “Nosotros somos un brazo de Fernando. Queremos que la gente nomás olvide de el. Necesitamos Justicia y paz para segur viviendo. Casa día es como levantar una bolsa en la espalda. Tratamos de ayudarnos uno al otro para salir adelante”.

El Anfiteatro tiene capacidad para más de 2.500 personas y se encontró repleto, no solo con vecinos de Dolores, sino con gente que se acercó desde distintos puntos de la provincia de Buenos Aires para acompañar a los padres de Báez Sosa, los principales oradores del acto.

En la previa, hubo aplausos para Fernando Burlando, quien encabeza el equipo de abogados de la querella y llegó alrededor de las 19:15.

Mientras tanto, detrás del escenario varios camiones recibieron alimentos no perecederos y útiles escolares, que luego serán distribuidos. La mamá de Tomás D’Alessandro, un amigo de Fernando, es una de las personas que estuvo en el predio desde temprano juntando y acomodando las donaciones.

A un costado del escenario dio el presente el papá de Julieta Rossi, quien fuera la novia de Fernando al momento del feroz ataque de los rugbiers.

Los actos de homenaje a Fernando se replicaron en muchos puntos del país, y en Villa Gesell, donde fue asesinado el joven se realizó una misa y una marcha.
Pasadas las 20, miles de personas colmaron la cuadra donde se encontraba el boliche Le Brique para dar inicio a una misa en homenaje a Fernando Báez Sosa, encabezada por el obispo Gabriel Mestre.

Mientras se escuchaban algunas canciones de misa, miles de personas levantan carteles con la foto y el pedido de justicia por Fernando Báez Sosa.

Allí frente las disco Le Bric, hoy un edificio abandonado, fue construido por manifestantes un pequeño altar cerca del árbol donde Fernando fue asesinado. Este contenía fotos, velas y un cartel con la frase “Justicia por Fernando”.

Terminada la misa, los atendientes al evento cantaron “Sobreviviendo” de Víctor Heredia, sencillo al que le hicieron un pequeño cambio al introducir la frase “no puedo olvidar lo que pasó con Fernando”. Una vez concluyó la copla, quienes allí se congregaban emprendieron una marcha en silencio por algunas pocas calles de Villa Gesell. Otros optaron por retirarse definitivamente de la ceremonia.

NOTICIAS RELACIONADAS