21.2 C
La Costa
lunes, noviembre 28, 2022

Malvinas 40 años: cómo la Armada con los Exocet dio un golpe mortal a la joya del Reino Unido

Por Roberto Blanco Macor

El 4 de mayo de 1982 fue la fecha que marcó un hito en la historia de la Armada Argentina y en su actuación durante el Conflicto del Atlántico Sur, por la audacia, el coraje y el profesionalismo de sus pilotos navales.

Ese día, dos aviones Super Etendard de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque hundieron al destructor británico HMS “Sheffield”, con información brindada por un avión Neptune de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración.

Esa madrugada, el Neptune al mando del Capitán de Corbeta Ernesto Proni Leston, detectó al “Sheffield” al sudeste de isla Soledad y lo siguió sigilosamente durante unas 3 horas.

A media mañana, los aviones Super Etendard, piloteados por el Capitán de Corbeta Augusto Bedacarratz y el Teniente de Fragata Armando Mayora, despegaron de la Base Aeronaval Río Grande, amunicionados con misiles Exocet.

¡Lanzar, ahora !”, ordenó Bedacarratz. Mayora no escuchó la orden, pero vio el lanzamiento, pulsó su gatillo y el misil desprendido de una de las alas de su avión cayó y encendió motor propulsor.

El “Sheffield” no detectó el ataque hasta que un oficial en el puente de comando divisó casi al ras del mar una estela.

Cinco segundos después, el Exocet impactó justo en el centro del buque donde estaba la Central de Información de Combate, dos metros y medio sobre la línea de flotación.

Del agujero que quedó, salió una columna de fuego y humo de 30 metros, incontrolable, que incendió el buque y obligó a abandonarlo. El “Sheffield” quedo muy averiado y luego de seis días se hundió.

“El buque Sheffield era un buque muy moderno, de defensa anti-aérea, y había sido aggiornado con equipamiento electrónico” relata Bedacarratz. Con otros dos buques formaban parte de una defensa coordinada.

La operación militar argentina fue pionera, en cuanto a que el ataque fue el primero consistente en el uso de misiles por parte de aviones contra barcos. Todos los cazabombarderos navales Super Etendard hacían vuelos rasantes para no ser detectados por los radares.

Con este tipo de misiles inteligentes la premisa era “tire y olvídese” detalla Bedacarratz. Inmediatamente después de haberlos lanzado regresaron a la base sin saber si realmente habían impactado.

No tuvieron información del resultado salvo el hecho que a partir del lanzamiento del misil, un radar argentino detectó un movimiento de aviones y helicópteros en esa área.

Perdido contacto con el Sheffield, los británicos creían que había sido torpedeado, por lo que se ordenó a todos los helicópteros antisubmarinos cercanos acudir al destructor para buscar y atacar al submarino enemigo

Finalmente el hundimiento del Sheffield ocurrió el 10 de mayo de 1982.

Ese mismo día hubo otras acciones destacadas como fueron, el regreso a la costa argentina del portaaviones ARA 25 de Mayo, que regresó a su base en el sur ante la amenaza de la presencia de submarinos atómicos. No volvería a navegar en el conflicto.

Por su parte, la artillería antiárea aspotadas en Pradera del Ganso derribaron un avión británico Sea Harrier. Su piloto, Nick Taylor, fallecióe en el impacto a tierra, siendo enterrado con honores por las fuerzas argentinas

NOTICIAS RELACIONADAS