24.8 C
La Costa
miércoles, noviembre 30, 2022

¿Se volverá endémico? El mundo tendrá que aprender a vivir con el virus

El ritmo lento de vacunación global abre esa posibilidad. La incógnita es qué pasará con la letalidad.

Al principio de la pandemia, existía la esperanza de que el mundo alcanzara algún día la inmunidad de rebaño, el punto en el que el coronavirus carece de suficientes huéspedes para propagarse fácilmente.

Pero, más de un año después, el virus está aplastando a la India con una temible segunda oleada y está surgiendo en países desde Asia hasta América Latina.

Los expertos dicen ahora que está cambiando demasiado rápido, que las nuevas variantes más contagiosas se propagan con demasiada facilidad y que las vacunaciones se producen con demasiada lentitud como para que la inmunidad de rebaño esté al alcance en breve.

Un vial de la vacuna de Sinopharm en Belgrado, Serbia. . Foto AP Photo/Darko Vojinovic, archivo)

Un vial de la vacuna de Sinopharm en Belgrado, Serbia. . Foto AP Photo/Darko Vojinovic, archivo)

Esto significa que, si el virus sigue extendiéndose por gran parte del mundo, está en camino de convertirse en endémico, una amenaza siempre presente.

Las variantes del virus están arrasando en lugares donde la gente se reúne en gran número con pocos o ningún protocolo de pandemia, como el uso de mascarillas y el distanciamiento, según el Dr. David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Aunque el brote de la India es el que más atención está acaparando, Heymann dijo que el alcance generalizado del virus significa que la probabilidad de que persista en la mayor parte del mundo es cada vez mayor.

A medida que un mayor número de personas contrae el virus, desarrollando cierto nivel de inmunidad, y el ritmo de las vacunaciones se acelera, los futuros brotes no serán de la magnitud de los que devastaron India y Brasil, dijo Heymann.

Es de esperar que se produzcan brotes más pequeños, menos mortíferos, pero que constituyan una amenaza constante, dijo Heymann.

“Esta es la progresión natural de muchas infecciones que tenemos en los seres humanos, ya sea la tuberculosis o el VIH”, dijo Heymann, ex miembro del Servicio de Inteligencia Epidemiológica de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y ex funcionario de alto nivel de la Organización Mundial de la Salud.

“Se han convertido en endémicas y hemos aprendido a convivir con ellas y a hacer evaluaciones de riesgo y a proteger a quienes queremos proteger”.

Las vacunas altamente eficaces contra el COVID se desarrollaron rápidamente, pero su distribución mundial ha sido lenta y desigual.

Mientras los países ricos acaparan dosis de vacunas, los países más pobres se enfrentan a grandes retos logísticos para distribuir las dosis que consiguen y la indecisión de las vacunas es un problema en todas partes.

Ritmo insuficiente

Y los expertos advierten que el mundo se está vacunando con demasiada lentitud para que haya muchas esperanzas de eliminar el virus.

Sólo dos países han vacunado completamente a más de la mitad de su población, según el proyecto Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Se trata de Israel y la nación de África Oriental de las Seychelles, un archipiélago con menos de 100.000 habitantes. Y

sólo un puñado de otros países han vacunado al menos parcialmente a casi el 50% o más, entre ellos Gran Bretaña, el diminuto Bután y Estados Unidos.

Menos del 10% de la inmensa población de la India está vacunada, al menos parcialmente, lo que supone un escaso control de las infecciones.

En África, la cifra es ligeramente superior al 1%.

Aun así, los expertos en salud pública afirman que un número relativamente pequeño de países, en su mayoría naciones insulares, han mantenido el virus bajo control y podrían seguir manteniéndolo a raya tras vacunar a un número suficiente de personas.

Nueva Zelanda, gracias a los estrictos cierres de sus fronteras, ha eliminado prácticamente el virus.

El Dr. Michael Baker, epidemiólogo de la Universidad de Otago que ayudó a idear la respuesta del país al coronavirus, dijo que Nueva Zelanda probablemente lograría la inmunidad de rebaño inmunizando a su población, pero que tiene un largo camino por recorrer, ya que sólo un 4,4% de los neozelandeses están al menos parcialmente vacunados.

“Todas las encuestas muestran que hay cierto grado de indecisión sobre la vacuna en Nueva Zelanda, pero también mucha gente está muy entusiasmada”, dijo Baker.

“Así que creo que al final probablemente lo conseguiremos”.

Índices

Mientras que los nuevos casos diarios se han mantenido en niveles casi récord en el mundo, el número de muertes ha descendido desde un pico en febrero, yendo en contra del patrón normal de altos casos seguidos eventualmente por altas muertes.

Si esa línea de tendencia continúa, podría ofrecer un rayo de esperanza para un escenario futuro que los científicos están deseando.

Aunque el virus se extienda y parezca precipitarse a convertirse en endémico, podría convertirse en una amenaza menos letal que pueda gestionarse con vacunas que se actualicen periódicamente para proteger de las variantes.

“Puede que sea endémico, pero no de una manera que amenace la vida”, dijo el Dr. Michael Merson, profesor de salud global en la Universidad de Duke y ex director del Programa Global de SIDA de la Organización Mundial de la Salud.

“Puede ser más bien lo que vemos con los niños pequeños, una enfermedad común parecida al resfriado”.

NOTICIAS RELACIONADAS