24.8 C
La Costa
jueves, febrero 9, 2023

Robledo Puch, el mayor asesino serial de la historia del país, va a pedir la libertad

Carlos Eduardo Robledo Puch (70), el mayor asesino múltiple de la historia criminal argentina, pedirá su libertad tras 50 años en prisión con el objetivo de continuar su vida en un asilo en San Nicolás.

“Es un circo romano”, fueron las palabras que Puch le dijo a su nuevo abogado Jorge Alfonso imitando la misma frase que utilizó en noviembre de 1980 tras ser condenado por un tribunal de San Isidro a “reclusión perpetua por tiempo indeterminado”.

Lo que Puch no hizo en esta ocasión fue completar la frase que dijo 42 años antes, en la cual, después de escuchar el veredicto, se puso de pie y amenazó a los gritos: “Esto es un circo romano. Algún día voy a salir y los voy a matar a todos”.

El encuentro entre el detenido y el letrado se produjo el jueves en la Unidad 26 de Olmos, donde el 3 de febrero pasado cumplió medio siglo tras las rejas.

Alfonso adelantó a que en las próximas horas se presentará ante la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Isidro para presentarse como el nuevo defensor del “Ángel de la Muerte”, y pedirá por su “inmediata liberación” ya que considera que su pena “está agotada”.

“Voy a plantear exclusivamente la liberación de él por el agotamiento de pena. Ya cumplió más de 50 años en prisión ¿Hasta cuándo dura una accesoria por tiempo indeterminado? Que esté preso de por vida sería una locura”, planteó el abogado.

Sobre el encuentro que tuvo con Robledo, Alfonso precisó que tuvieron una charla que se extendió durante más de dos horas, en la cual conversaron “sobre todos los temas”, aunque lo notó con un estado de salud “muy deteriorado”.

“Hablamos de todo, de la causa, de lo que pasó, de los traslados que tuvo, de lo que siente. Mentalmente lo vi muy lúcido, pero tiene muchos problemas de salud. Hay que hacerle un estudio clínico general. Está muy flaco, come muy poco. No está para nada bien. No es el de las fotos que circulan. Ahí estaba gordito, rellenito. Ahora está muy deteriorado”, comentó el letrado.

Según precisaron voceros penitenciarios, Puch sufre asma y EPOC, a la vez que tiene problemas de movilidad.

En cuanto a su estado anímico, Alfonso sostuvo que “cumplir 50 años en prisión lo mató” y lo describió como “un muerto en vida”.

Este no es el primer intento de Robledo de pedir su excarcelación en el año ya que durante el primer trimestre buscó pedir junto a su anterior abogado, Diego Dousdebes, que los jueces Ernesto García Maañón y Oscar Roberto Quintana le otorguen la libertad condicional.

Ante esa circunstancia, los magistrados pidieron una serie de pericias psiquiátricas y psicológicas, aunque Puch y Dousdebes no lograron ponerse de acuerdo sobre la modalidad de las mismas, por lo que “El Ángel” decidió cambiar su representante legal.

Alfonso aclaró que, en caso de que le den la libertad a Robledo, hay un asilo ubicado cerca de la localidad bonaerense de San Nicolás que estaría dispuesto a recibirlo.

“Es un hogar en el cual estaría alojado al fondo con una casa aparte. Las personas que viven allí no tendrían problema que vaya a residir junto a ellos. También va a haber un cura para darle contención espiritual y la gente de la Iglesia se encargaría de darle una contención material”, explicó su actual defensor.

Por lo pronto, Alfonso señaló que llegó a defender a Puch luego de que dos señoras del mencionado asilo se contactaran por teléfono con él.

“Me pidieron si yo me podía hacer cargo del tema. Lo fui a visitar, hablé con él y acá estamos”, sintetizó.

El “Ángel de la Muerte” fue detenido el 3 de febrero de 1972 y condenado el 27 de noviembre de 1980 a “reclusión perpetua con la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado” por la Sala I de la Cámara de San Isidro, que lo encontró culpable de 11 homicidios, entre otros delitos.

Durante sus 50 años en prisión, Robledo Puch pasó por múltiples unidades penitenciarias, la primera de ellas fue la Unidad Penal 9 de La Plata, de donde escapó el 7 de julio de 1973, aunque lo recapturaron 68 horas después.

Permaneció en esa cárcel hasta 1981 y luego fue trasladado a la Unidad 2 de Sierra Chica, en la que permaneció hasta el 23 de mayo del 2019, cuando fue internado en el hospital municipal de Olavarría por una “neumonía multifocal”.

Cinco días después, tras recibir el alta, fue derivado a la Unidad 22 de Olmos, donde funciona el hospital penitenciario.

Tras su recuperación, lo trasladaron a la Unidad 26 del mismo distrito, donde permanece alojado en la actualidad.

Se trata de una cárcel que tiene un régimen semiabierto, lo cual significa que no tiene muros sino un alambrado perimetral; sólo aloja internos que no cumplen condenas por delitos graves o están próximos a recuperar la libertad y en su mayoría los presos superan los 60 años.

La vida de Robledo fue llevada al cine: el 11 de mayo de 2018 tuvo su premier mundial en el Festival de Cannes el filme “El ángel”, que llevó a la ficción su historia interpretada por el actor debutante Lorenzo Ferro en una película dirigida por el realizador Luis Ortega.

NOTICIAS RELACIONADAS