20.1 C
La Costa
jueves, diciembre 1, 2022

Mar del Plata: las clases de ESI le ayudaron a contar que la habían violado

Un hombre que entre 2010 y 2012 violó a la hija de un compañero de trabajo cuando la pequeña tenía apenas 4 años fue detenido en las últimas horas y se negó a declarar en Tribunales. Omar Aguilera Escalante seguirá alojado en el complejo penitenciario de Batán mientras avanza la investigación.

Escalante está acusado del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de armas y por relación de convivencia preexistente con una menor de 18 años de acuerdo a la calificación con la que la fiscal Andrea Gómez solicitó su detención. El imputado estuvo acompañado por una defensora oficial este martes y prefirió no dar versión alguna de los hechos.

Con el patrocinio del abogado Matías Quiñones, la mamá de la víctima denunció en febrero que la adolescente pudo contarle que entre sus cuatro y seis años había sido abusada sexualmente por un hombre que trabajaba con su padre. Los hechos ocurrieron en un inmueble a la altura del kilómetro 14,5 de la ruta 226 y en una quinta ubicada a la vera de la misma ruta.

Los ataques que Escalante cometió cuando la víctima tuvo entre 4 y 6 años podrían haber quedado impunes gracias a la táctica de amenaza permanente que tuvo sobre la menor a la que veía habitualmente por la relación laboral que mantenía con el padre. Sin embargo, un crimen que conmocionó a la comunidad y las clases de Educación Sexual Integral que la adolescente tuvo en la escuela, le permitieron contar lo sucedido.

El 4 de enero de este año María Florencia Ascaneo fue asesinada de un disparo en el cuello en el paseo de compras Las Cabras por Gustavo Sensan, a quien iban a acusar de abusar sexualmente de una menor. Ese hecho conmocionó a la pequeña que le consultó a su madre si alguna vez había realizado alguna denuncia y le contó los ataques sufridos.

Para poder procesar lo que había sufrido casi una década antes fueron importantes las clases de Educación Sexual Integral (ESI) que había tenido en la escuela a la que asistía y que le permitieron entender que no estaba bien lo que le había pasado cuando era una niña.

El abogado de la familia le aseguró al portal 0223 que a partir de la denuncia desde la fiscalía se trabajó rápidamente para avanzar en la causa, pero se encontraron –al igual que en tantas otras causas- con la demora técnica para la declaración de la víctima en cámara Gesell.

“Se pidió todo en tiempo y forma, pero pasaron varios meses hasta que se pudo hacer declarar a la menor y después tener el informe que los profesionales acercaron a la fiscal”, dijo Quiñones a este medio.

La adolescente pudo contar el aprovechamiento de situaciones puntuales que Escalante hacía para quedarse a solas con ella y las amenazas de muerte que hacía, algunas veces exhibiéndole un cuchillo. Los hechos se repitieron en distintos momentos de la niñez y el imputado lo intentó por última vez en 2019 aprovechando que los padres de la chica habían salido de viaje y ella se había quedado en la vivienda.

“A raíz de las amenazas y de la cercanía que el imputado tenía con la familia ella no se animaba a contar lo sucedido y no quería generar un problema. A partir de las clases de ESI entendió la gravedad de lo que había pasado y la necesidad de contarlo a sus padres o a sus profesores”, agregó el profesional.

Más allá de la demora, apenas el informe de los peritos llegó a la Unidad Fiscal de Instrucción 4 se solicitó la detención de Escalante. La medida se hizo efectiva rápidamente y tras negarse a declarar este martes, regresó al complejo penitenciario de Batán donde aguardará el avance de la causa.

NOTICIAS RELACIONADAS