31.7 C
La Costa
domingo, noviembre 27, 2022

Lío Messi despidió un gran año y tiene un deseo en común con los argentinos para 2022

Fue un 2021 inolvidable para Lionel Messi. El Maracanazo en la Copa América fue más que un sueño postergado.

Fue una descarga eterna. Una realidad que se hizo esperar. Y algo de eso quedó resumido en el mensaje que Leo compartió en la noche de este 31 de diciembre, desde su Rosario querido.

El 10 saludó a sus millones de seguidores con un posteo lleno de sentimiento, de amor, de agradecimiento.

Solo puedo dar gracias por todo lo que me tocó vivir en este 2021“, arrancó la publicación en Instagram, en un posteo en el que aparece el video del 10 besando la Copa América en Río de Janeiro.

Leo compartió en esta publicación fotos que también lo marcaron en este año que se fue. Como algunos gritos con el Barcelona, esa camiseta que increíblemente debió dejar con nostalgia, llorando, pero sabiendo que dejó todo.

Y, comprobando que sus valores van más allá del fútbol, el 10 demostró que hay otras cosas muy importantes que lo inquietan y que le duelen. Sí, el coronavirus.

Es que, en medio de su alegrías en el pasto, Leo recordó a los que la pasaron mal: “Más aún cuando mucha gente la pasó realmente mal por culpa del virus este de mierda que nunca se termina”.

Por último, pidió que lo que venga sea mejor: “Ojalá 2022 traiga mucha salud, que es lo que les deseo a todos para el nuevo año. Abrazo a todos!!!”.

Tremendo mensaje del 10. Una hora después de la publicación, mientras la gente levantaba las copas alrededor del mundo, más del 2 millones de usuarios le dieron me gusta. Crack en todas las canchas.

Se viene el Mundial de Catar, claro. Podría ser su última chance en la cita máxima. O no. Pero el contexto previo mutó gracias a un 2021 vertiginoso, inesperado, soñado.

Tantas veces se dijo desde el púlpito mediático que el contexto argentino no era acorde a la magnitud de Messi, que llegó 2021 para darle un cachetazo a toda la cátedra.

No solo terminó de desnudar que en Barcelona, o en cualquier club europeo, puede acumularse mugre debajo de la alfombra como ocurre en estas latitudes, sino que demostró que acá, puertas adentro del predio de Ezeiza, en un ambiente cálido, amistoso, cercano, con gestos genuinos que reflejaban escenas de felicidad adolescente al tiempo que en la cancha devolvían madurez colectiva, acá podía encontrar eso que allá ya no existe.

El deseo esta en la mesa de Messi y millones de argentinos.

NOTICIAS RELACIONADAS