14.3 C
La Costa
jueves, diciembre 1, 2022

La Argentina logró que su propuesta de la revisión de los sobrecargos de tasas del FMI este en el documento del G-20

El documento final de la cumbre del G20 en Roma tiene un guiño para la Argentina. Los líderes apoyaron la revisión de los sobrecargos del Fondo Monetario Internacional, uno de los reclamos que hizo el Gobierno nacional, en medio de las negociaciones con el organismo para refinanciar los pagos de la deuda.

Entre los puntos centrales del comunicado, los líderes del G20 refirmaron el pedido de sus ministros de Finanzas del 13 de octubre y solicitaron al FMI que “revise su política de sobrecargos”.

“Nuestros ministros de Finanzas esperan con interés que se siga debatiendo la política de sobrecargos en el Directorio del FMI en el contexto de la revisión intermedia de los saldos precautorios”, señala el comunicado firmado por los líderes en Roma, Italia.

Además, reclamaron al organismo de crédito multilateral la creación de un nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad para proporcionar financiación asequible a largo plazo a los países de ingresos medios y bajos, como es el caso de la Argentina.

También pidieron la canalización voluntaria de parte de los Derechos Especiales de Giro (DEG) asignados para ayudar a los países vulnerables, tal como lo había manifestado Fernández en su último discurso en Roma.

“Estamos trabajando en opciones para que los miembros con fuertes posiciones externas amplíen significativamente su impacto a través de la canalización voluntaria de parte de los DEG asignados para ayudar a los países vulnerables, de acuerdo con las leyes y regulaciones nacionales”, destaca el escrito.

Este domingo, el presidente Alberto Fernández remarcó la importancia de “canjear deuda externa por acción climática” y consideró claves “las menores tasas y plazos de pago más extensos”. Además, reclamó que los Derechos Especiales de Giro se usen para el desarrollo sustentable de los países más vulnerables.

Así lo dijo al exponer en Roma durante la última jornada de la Cumbre de Líderes del G20, cuya temática fue “Cambio Climático y Medio Ambiente”.

El mandatario insistió en destacar la prioridad en “avanzar en acuerdos sostenibles en materia de deuda externa” e “identificar los avances en tecnologías limpias como bienes públicos globales”, al hablar ante el foro que reúne a los Jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías del mundo.

“Sin multilateralismo ambiental estaremos corriendo todos hacia el abismo”, advirtió Fernández, y sostuvo que “la justicia ambiental requiere justicia financiera global”.

“Quisiera que mi voz exprese el grito desesperado de los condenados de la tierra, por el hambre, la ausencia de trabajo, las migraciones forzadas, la pobreza, la discriminación de género y racial”, dijo en su tercera y última intervención.

En su participación en el Centro de Convenciones de Roma La Nuvola, el Presidente estuvo acompañado por el canciller Santiago Cafiero; el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el embajador ante los Estados Unidos, Jorge Argüello.

Luego de que se conociera del documento final, el embajador destacó como “positiva” la decisión de los líderes del G20 de incluir la revisión de la política de sobrecargos que aplica el FMI.

En declaraciones a Radio 10, afirmó que el Gobierno trabaja “para generar las condiciones políticas y económicas propicias para la suscripción de un acuerdo con el FMI” que le permita al país recuperar “una situación de una economía sustentable”.

“Necesitamos seguir creciendo para cumplir la decisión de honrar las deudas contraídas por la anterior administración”, sostuvo.

El presidente Alberto Fernández se había reunido el sábado en Roma con la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, con el objetivo de avanzar en las negociaciones por un nuevo acuerdo que contemple menos sobrecargos.

“Negociar con firmeza es recuperar soberanía”, dijo el presidente Alberto Fernández al salir de la reunión en un mensaje difundido a través de sus redes sociales. Consideró que se trató de un “buen encuentro”.

El Gobierno argentino apunta a la renegociación de la deuda de US$ 44.000 millones que mantiene el país con el FMI y ahora, con el apoyo del G20, busca reducir o suprimir las sobretasas que se aplican al préstamo otorgado a aquellos países que superan las cuotas de crédito. En el caso de Argentina, representan 900 millones de dólares por año.

“Discutimos la situación económica en la Argentina y el compromiso entre el equipo económico y el staff del FMI para continuar trabajando para encontrar un camino a seguir en nuestra relación”, dijo Georgieva al salir de la embajada argentina.

 

NOTICIAS RELACIONADAS