21.2 C
La Costa
lunes, noviembre 28, 2022

Fijan un esquema temporal de retenciones para derivados de soja que no “afectará a los productores

El Gobierno nacional oficializó este sábado la creación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, cuya finalidad será estabilizar el precio del cereal en niveles prebélicos, al mismo tiempo que fijó un nuevo esquema de derechos de exportación para subproductos de la soja para poder financiarlo.

A través de los decretos 131/22 y 132/22 publicados en el Boletín Oficial se dispuso la implementación de estas dos medidas, en el marco de una serie de iniciativas que el Poder Ejecutivo llevará a cabo con la finalidad de combatir la inflación, en especial la referida a alimentos, que en los últimos días mostró fuertes subas por la invasión de Rusia a Ucrania.

“La nueva coyuntura internacional impone la toma de medidas urgentes que coadyuven a la estabilización de los precios internos de productos esenciales para la alimentación de los argentinos y las argentinas, así como mantener un volumen adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno”, destacó la norma que creó dicho Fondo.

En una conferencia de prensa ofrecida este sábado, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, detalló que la flamante herramienta tiene como objetivo “estabilizar el precio del trigo a valores pre bélicos mientras duren las consecuencias del aumento a causa de la guerra y desacoplar el precio argentino de los internacionales”, cuyos valores pasaron de 25.000 a 35.000 pesos la tonelada en el mercado local.

En este sentido, marcó que dicha meta busca “tratar de cuidar a los consumidores” y que la medida “no perjudique a los productores argentinos”.

La instrumentación y administración correrá por cuenta exclusiva de la Secretaría de Comercio Interior, la cual “constituirá un fondo de fideicomiso al efecto”, según se informó.

No obstante, la financiación del mismo se obtendrá a partir de lo recaudado tras la quita del diferencial en los derechos de exportación que tributaban los productos industrializados de soja respecto al poroto.

Así, con la publicación del decreto 131/20, el Poder Ejecutivo suspendió de manera temporal dicho beneficio para la industria, por lo cual tanto la harina como el aceite de soja, los dos principales productos de exportación del complejo sojero argentino, pasarán a tributar dos puntos más hasta alcanzar el 33%, equiparándose con la alícuota que paga el poroto.

Según destacó Domínguez, la quita de este diferencial no afectará al productor ya que el 33% que pasará a pagar la exportación “ya las empresas las descontaban al productor. La captación de este beneficio y promoción de este decreto es solo para las empresas que exportan estos subproductos”.

NOTICIAS RELACIONADAS