7 C
La Costa
martes, mayo 28, 2024

Falleció Javier Martínez de Manal, el músico que le puso voz en castellano la blues

El legendario músico Javier Martínez murió esta tarde del sábado 4 de mayo, según se confirmó en redes sociales de músicos amigos y de su propia hermana. Fue un creador clave del rock argentino, fundador del grupo Manal.

El posteo decía: “Soy Dora Alicia Martínez Suárez hermana de Javier. Lamento informarles que mi hermano ha fallecido hoy. Mañana Domingo 5 de mayo entre las 16 y 19hs. en la Casa Guerrieri, Av. Forest 900 lo acompañaremos en su viaje a la Eternidad por siempre y para siempre.

Ayer viernes había causado conmoción la noticia de que estaba pasando por un momento delicado de salud, según contó su hermana en la cuenta oficial de Facebook del artista (“Manal Javier Martínez”).

“En estos momentos siento que debo comunicarme con los seguidores de mi hermano Javier. Para mí siempre: mi hermano. Para Uds., sus amigos, sus fans. Está muy grave de salud. Si no fuera así, seguro guardaría silencio. Pero dadas las circunstancias estoy haciendo pública la situación. Está internado en terapia intensiva en IMAC, Avda. Díaz Vélez”.

Según dijeron amigos y conocidos, ingresó el jueves a la Clínica SEMED, en Saavedra, debido a complicaciones por una caída domiciliaria. También tenía una serie de infecciones. Estaba lúcido y de buen humor, contando anécdotas musicales y personales.

Javier Martínez fue el fundador y líder de Manal, el principal y primer grupo de blues en español. Formó el conjunto con el bajista y cantante Alejandro Medina y el guitarrista Claudio Gabis.

Los tres tomaron el modelo de power-trío al estilo de Cream, al punto de inicialmente llamarse Ricota. Luego, incentivados por los productores Jorge Alvarez y Pedro Pujó, pasaron a ser Manal, un juego de palabras basado en una broma de entrecasa sobre “Negal S.A.” y la frase “Cómo viene la mano”.

El día en que Manal hizo explotar la bomba del blues

Una Mirada de la redacción:

El blues, la verdadera música urbana no sería nada sin él. Su poesía y ese coctel perfecto junto a sus compañeros Claudio Gabis y el Negro Medina.

Ese tempo para la batería y esa voz única e irrepetible. Un personaje además, un artista con mucha verba y su carácter.

Fui muy chico para disfrutarlo a fines de los 60s en su veloz y breve paso por el espacio roquero incipiente que daba batalla, a pesar que parecía convivir con el sonido beat, que nos entraba más rápido a los pibes. Pero si estuve una de las 4 noches del regreso en Obras en mayo de 1980, en mi primera visita al templo del rock.

Ya entendía muchas cosas y fue de mucho disfrute. Como siempre cuento, el oficio me permitió con el tiempo otros contactos con muchos de mis ídolos.

Casi dos décadas después, allá por 2003 re editó “Basta de Boludos”, una nueva versión de “Swing”, con un par de temas extras y armó una conferencia de prensa una tarde en San Telmo que se extendió por casi 3 horas de charlas y de monólogos con historia de Javier. Momento irrepetible.

Hasta se cansó del silencio y comenzó a contar internas y miradas personales sobre colegas con el guiño que no salía de allí, porque era “entre amigos”.

Esos códigos se respetan .

 (Fuente: Télam)

En 2015 fue otro gran encuentro. Anuncios del regreso , por enésima vez de “Manal” luego de superar que se superaran las pelas con su compañeros (una eterna lucha de egos, especialmente con Gabis) y allí compartimos una conferencia de prensa el el “Red House” ese club exclusivo y por invitación en Vicente Lopez del Corcho Rodríguez. Un espacio mágico donde hicimos cobertura con Monserrat Marin Fotografía .

Amigables, maduros, con proyectos la banda solo edito el vivo que grabó en ese espacio en 2016 y ya nunca más. La salud de Medina alejó toda otra nueva chance, pero todos sabemos que volvieron los caracteres fuertes entre ellos .

Lo importante ya estaba hecho, dos generaciones y hasta un tercera con el oído inquieto los conocieron, y la partida de Javier cierra una maravillosa etapa de la música nacional. Cómo quedó grabada su voz en aquel mítico disco de “Tanguito”, hoy decimos…

“𝑫𝒂𝒍𝒆 𝒕𝒐́𝒄𝒂𝒕𝒆 𝑱𝒖𝒈𝒐 𝒅𝒆 𝒕𝒐𝒎𝒂𝒕𝒆 𝒇𝒓𝒊́𝒐. 𝑽𝒐𝒔 𝒉𝒊𝒄𝒊𝒔𝒕𝒆 𝑱𝒖𝒈𝒐 𝒅𝒆 𝑻𝒐𝒎𝒂𝒕𝒆 𝒇𝒓𝒊́𝒐, 𝒆𝒏 𝒍𝒂 𝒄𝒐𝒄𝒊𝒏𝒂 𝒅𝒆 𝒕𝒖 𝒄𝒂𝒔𝒂 . 𝑽𝒐𝒔 𝒉𝒊𝒄𝒊𝒔𝒕𝒆 𝑱𝒖𝒈𝒐́ 𝒅𝒆 𝑻𝒐𝒎𝒂𝒕𝒆 𝒆𝒏 𝒍𝒂 𝒄𝒐𝒄𝒊𝒏𝒂 𝒅𝒆 𝒄𝒂𝒔𝒂, 𝑯𝒊𝒄𝒊𝒔𝒕𝒆 𝑻𝒐𝒎𝒂𝒕𝒆 𝒆𝒏 𝒍𝒂 𝒄𝒐𝒄𝒊𝒏𝒂 𝒅𝒆 𝒕𝒖 𝒄𝒂𝒔𝒂…”

La emblemática, Jugo de Tomate de frío la compuso un domingo en su casa, mientras su madre hacía la salsa con mucho detalle. Ella cocinaba el tomate entero, luego lo cortaba y el jugo que salía , lo separaba y lo dejaba enfriar para volverlo a la olla después. Allí nació la idea

“𝗛𝗮𝘆 𝗴𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗾𝘂𝗲 𝗲𝗻 𝘃𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝘁𝗲𝗻𝗲𝗿 𝘀𝗮𝗻𝗴𝗿𝗲 𝘁𝗶𝗲𝗻𝗲 𝗷𝘂𝗴𝗼́ 𝗱𝗲 𝘁𝗼𝗺𝗮𝘁𝗲 𝗳𝗿𝗶́𝗼 𝗲𝗻 𝗹𝗮𝘀 𝘃𝗲𝗻𝗮𝘀, 𝗱𝗶𝗷𝗲, 𝘆 𝗺𝗲 𝗿𝗮𝗷𝗲́ 𝗮 𝗺𝗶 𝗵𝗮𝗯𝗶𝘁𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗮 𝘀𝘂𝗺𝗮𝗿𝗹𝗼 𝗮 𝗹𝗼𝘀 𝗮𝗰𝗼𝗿𝗱𝗲𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝘆𝗮 𝘁𝗲𝗻𝗶́𝗮 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘃𝗶𝗼𝗹𝗮”, 𝗰𝗼𝗻𝘁𝗼́ 𝗝𝗮𝘃𝗶𝗲𝗿 𝗮𝗹𝗴𝘂𝗻𝗮 𝘃𝗲𝘇

Por Roberto Blanco Macor

 

NOTICIAS RELACIONADAS