21.2 C
La Costa
lunes, noviembre 28, 2022

Cristina Kirchner: Malvinas, el regalo para el Presidente y muchos dardos para la interna

La vicepresidenta Cristina Kirchner encabezó este sábado un homenaje a los veteranos de Malvinas, a 40 años del inicio de la guerra, y aprovechó para enviarle un mensaje al presidente Alberto Fernández y una chicana a su vocera Gabriela Cerruti.

La vicepresidenta contó que le regaló el libro ‘Diario de una temporada en el quinto piso’, de Juan Carlos Torre, sobre la política económica de Raúl Alfonsín.

Hoy se lo mandé de regalo al presidente, para que después la vocera no diga que no le regalo nada para el cumpleaños”, bromeó, mientras la escuchaba Sergio Massa, quien la acompañó en el acto.

La chicana de Cristina no fue inocente. Se refirió al día en el que la portavoz confirmó en una conferencia de prensa que la vicepresidenta no le respondía los mensajes a Alberto Fernández, en medio de la polémica por el ataque a pedradas contra el despacho de la ex presidenta.

Antes, la frase del diputado Aldo Leiva, homenajeado por su pasado como veterano de Malvinas, también había dejado al descubierto la interna del oficialismo. “Para mi es mi presidenta”, dijo mirando a Cristina, quien sonrió.

De arranque, el homenaje a los veteranos pareció estar marcado por las diferencias entre el Presidente y su vice. Ambos encabezaron actos separados. El mandatario estuvo más temprano en el Museo de Malvinas, donde le pidió a Gran Bretaña que abandone la “injustificada y desmedida” presencia militar en las islas.

Cristina en cambio eligió el Senado. Allí contó cómo vivió la guerra desde Río Gallegos, donde tenían que proteger las ventanas y no podían salir de noche, y repasó qué hizo el 14 de junio de 1982, día en el que cayó Puerto Argentino.

También dio detalles de cómo se gestó el proyecto que permitió identificar los cuerpos de los soldados enterrados como NN en Malvinas. “Hoy, de los 121 combatientes hay 119 identificados”, resaltó.

La vicepresidenta explicó la decisión de elegir la sede de la Ex Esma para montar el museo de Malvinas, donde más temprano había estado Alberto.

“La historia no se toma con beneficio de inventario, a la historia hay que contarla completa”, señaló antes de recordar el caso de un ex combatiente que además es hijo de desaparecidos durante la dictadura. “Qué Argentina, mamita. Fuerte. Muy fuerte”, dijo, visiblemente emocionada.

NOTICIAS RELACIONADAS