24.3 C
La Costa
domingo, diciembre 4, 2022

Con juveniles y suplentes, Boca empató con Unión 1 a 1, en Santa Fe

Boca terminó 1 a 1 con Unión en Santa Fe, en la apertura del Torneo 2021. El equipo xeneize empezó muy bien y terminó muy mal. Era un conjunto agresivo, audaz y, en el final, acabó acorralado. Miguel Russo dispuso de un equipo con mayoría de jugadores suplentes.

Entre ellos, Valentín Barco, de 16 años, que tuvo una destacada actuación. Boca no supo manejar el partido, más allá de la juventud de varios de sus hombres y Unión, a nueve minutos del cierre, consiguió una justa igualdad.

A todo ritmo empezó Boca. Profundo, incisivo, sin darse cuenta que los mejores intérpretes no eran parte de este desafío. Con Javi García en el arco, con jóvenes, como Valentín Barco de apenas 16 años, con el regreso de hombres que en otro tiempo tuvieron mayor rodaje, como Lisandro López, Zambrano y Campuzano y hasta la presentación de Orsini como clásico número 9 de área, el equipo xeneize sorprendió a Unión

Y convirtió antes del cuarto de hora: una habilitación precisa de Campuzano encontró por la banda izquierda a Obando. El zurdazo fue inatajable. Unión estaba confundido, Boca se soltó más con espacios y ambición. Era un Boca original en tiempos de Miguel Russo: audaz, libre, casi todo el tiempo, al ataque.

De a poco, Unión escapó de su letargo. Avanzó con más decisión y encontró algunos desacoples en el sistema defensivo xeneize.

Es que Boca se preparó, al menos durante la primera parte del espectáculo, para atacar, para ser protagonista. Al perder la pelota, Unión descubrió espacios, pero le faltó fortaleza en los metros finales. Cambió la postura, le faltó explosión.

La segunda parte tuvo más adrenalina. No se notó que ambos equipos atraviesan la primera parte de la competencia, luego de una dura pretemporada.

Unión se animó cada vez más y convirtió a García en figura. Boca se retrasó varios metros y se lanzó en busca del contraataque. No se dieron tregua.

En los minutos finales, Boca se sostuvo en las manos de García y los ingresos de algunos supuestos titulares, como Weigandt, Pavón y RolónSe retrasó demasiado, pareció otro equipo a aquel del comienzo, valiente, audaz.

El equipo local buscó, insistió, con una propuesta noble, siempre con el balón por abajo, con sentido colectivo. No tuvo prepotencia en los metros finales, acaso, le faltó esa cuota de malicia, imprescindible cuando del otro lado de la frontera se para un gigante.

Hasta que un centro de Machuca encontró a Márquez en las alturas. El cabezazo fue letal. Y era lógico: Unión lo había acorralado, aún con sus intermitencias.

NOTICIAS RELACIONADAS