20.1 C
La Costa
miércoles, noviembre 30, 2022

Boca: Sebastián Battaglia en la cuerda floja ¿Renuncia o lo despiden?

Luego del empate de anoche 1 a1 con Godoy Cruz, Boca vive un momento delicado, en medio de un clima muy tenso en la Bombonera y la continuidad de Sebastián Battaglia quedó más en duda que nunca.

El DT suspendió la conferencia de prensa, pero se fue del estadio pensando en seguir adelante mientras que el Consejo de Fútbol se quedó hasta altas horas de la noche evaluando qué será del futuro de Boca.

En este marco, la suerte de Battaglia estaría echada y se definiría en las próximas horas.
El único -y no menor- obstáculo que impide hacer oficial el anuncio es que los dirigentes quieren que el DT renuncie y el exfutbolista pretende que si lo suyo se terminó, otro tome la decisión.

Preocupa la falta de resultados, sobre todo de local, pero lo que ya no tiene vuelta para Riquelme y compañía es el nivel de juego que Battaglia no logra impregnarle a un equipo que no es tal porque en sus 37 partidos dirigidos desde que la CD echó a Miguel Russo, en 35 hubo formaciones diferentes

La historia tiene otros capítulos que hacen detonar los humores: el conflicto del DT con Agustín Almendra, los problemas disciplinarios, el caso Salvio, el tendal de lesionados y las carencias de juego que fueron tapadas con una curita con el triunfo en el Superclásico ante River en el Monumental no impidieron que las heridas salieran a la luz.

Cuando Riquelme y su gente tuvieron que elegir un DT, apostaron por nombres identificados con el club, como Russo y el propio Sebastián, al que le dieron la posibilidad de hacerse cargo del primer equipo y cuatro meses después le renovaron la confianza.

Esa idea de buscar gente del club hoy tiene a dos nombres lógicos, Hugo Ibarra y Mauricio Serna, entrenadores de la Reserva de Boca tras la partida de Battaglia, a la que condujeron con buena marcha especialmente el año pasado, cuando se consagró campeona e invicta.

Otro peso pesado que trabaja en inferiores es Blas Armando Giunta, un símbolo para la hinchada, con experiencia y una personalidad lo suficientemente fuerte como para motivar rápidamente al equipo. Y el tapado que también suena es Walter Pico, una de las sorpresas en el predio de Ezeiza, a cargo de las juveniles de Boca.

NOTICIAS RELACIONADAS