6.4 C
La Costa
miércoles, junio 19, 2024

“Desde que se regula el uso de celulares en las cárceles, bajaron los delitos”, dijo el SPB

Luego de que diputados de Juntos presentaran un proyecto en la Legislatura bonaerense que reinstaló la polémica sobre el protocolo que permite a los presos tener teléfonos celulares, el Servicio Penitenciario (SPB) aseguró que desde que se otorgó ese permiso se redujo la cantidad de delitos cometidos originados en las cárceles de la provincia de Buenos Aires.

Así lo manifestó el organismo penitenciario a través de un comunicado con el que buscó aclarar los cuestionamientos realizados por los diputados provinciales de JuntosMatías Ranzini, Alex Campbell, Juan Carrara y Johanna Panebianco, que piden que se derogue el protocolo que autoriza el uso de celulares en cárceles, en “pos de la seguridad” de los vecinos.

Rápidamente, ante la acusación de los legisladores referenciados por María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo, quienes argumentan que en los últimos meses crecieron los delitos telefónicos, las estafas y las extorciones, delitos que habitualmente se realizan desde las cárceles bonaerenses, desde el organismo provincial explicaron que ese dato no es real.

“Desde la regulación del uso de los celulares no solo se logró disminuir la cantidad de delitos cometidos desde las unidades penales a través de dispositivos móviles, sino que la implementación del protocolo posibilitó el rápido esclarecimiento de ese tipo de ilícitos y la pronta imposición de la sanción correspondiente”, remarcaron desde el Servicio Penitenciario Bonaerense.

Además, desde el Servicio Penitenciario Bonaerense explicaron que “el protocolo, circunscribe su utilización a las actividades educativas a distancia y a los contactos familiares, establece un registro de celulares que identifica fehacientemente a cada usuario, delimita los ámbitos habilitados para el uso de telefonía celular y prohíbe las redes sociales, con excepción de whatsapp”.

Si bien el Servicio Penitenciario bonaerense explicó que uso de celulares en cárceles bonaerenses entró en vigencia en marzo de 2020 en medio de las restricciones por la pandemia, con la intención de que los internos puedan contactarse con sus familiares y no pierdan toda relación con sus allegados, no se detuvo a responder sobre su continuidad a pesar estar terminada la cuarentena.

NOTICIAS RELACIONADAS