18.1 C
La Costa
martes, enero 31, 2023

Juicio Báez Sosa: la defensa pidió dos veces la nulidad del proceso y fracasó

Este primer lunes del año comenzó el juicio por el asesinato a Fernando Báez Sosa en el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 en Dolores y la primera novedad judicial fue el rechazo a las nulidades presentadas por la defensa de los ocho rugbiers imputados.

En un primer momento, el abogado defensor, Hugo Tomei, que representa a los rugbiers, pidió anular el debate. “Lo vengo diciendo desde hace tres años: no hay sentencia válida si el proceso no sigue los lineamientos de la constitución”, dijo.

Sin embargo, después de una hora y media de cuarto intermedio, la presidenta del Tribunal, María Claudia Castro, rechazó de manera unánime el pedido de nulidad porque consideró que no hubo tal vulneración durante la detención a los rugbiers.

Por otro lado, Tomei, cuestionó la imputación colectiva a los rugbiers porque la consideró “indeterminada” y sostuvo que no queda claro de que se los acusa. El abogado dijo que no entendió a qué se refiere la querella al “hablar de emboscada”.

En este sentido, el abogado defensor pidió la reestructuración del proceso para definir la defensa de los ocho rugbiers. “Si no conozco de qué se tiene que defender cada uno de ellos no puedo hacer mi trabajo”, siguió Tomei.

Los argumentos que llevó la defensa de los rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa ya habían sido planteados con anterioridad en la Cámara de Apelaciones de Dolores y en el Tribunal de Casación, pero, al no presentar nuevos elementos, se volvieron a rechazar.

En este marco, antes de entrar a la sala de audiencias, los padres de la víctima, hablaron con los medios y pidieron justicia. “Estamos con entereza y firmes, porque Fernando se merece la justicia”, sostuvo Silvino Báez, padre del adolescente.

“Nuestra vida es un calvario, levantarse y no estar con Fer no es vida. Tratamos de estar con entereza para este momento que esperamos tres años”, dijo Graciela Sosa, madre del adolescente.

Sobre el pedido de condena a prisión perpetua, los padres pidieron a la Justicia que “les dé lo que merecen”.

“Mi hijo está encerrado en un ataúd, y eso es como una perpetua. Y que cumplan como se debe, que en un año no les den privilegios por buena conducta”, sentenciaron.

NOTICIAS RELACIONADAS